Same but different: las clases de yoga en Sierra Leona 

Una de las mayores diferencias que sentí como profesora de yoga en Sierra Leona (y quizás la que más me enseñó) es que el yoga no es necesariamente una práctica seria y silenciosa. A veces hace falta reír, caerse (en ocasiones incluso empujarse de forma juguetona en un equilibrio), probar opciones más atrevidas de las posturas, juntar a niñas y niños con adultos, parar a contar una historia, crear retos para mantener la atención del grupo…El yoga que experimenté en Sierra Leona era juego y compañía. Era alegría y gozo.Y cuánta falta hacen la alegría y el gozo en el mundo.

Leer más
Ana Cortés
Namaste, T-Man

Han sido cuatro años en los que la promesa se ha vuelto proyecto y pronto el proyecto será una realidad. Gracias a cada una de las personas que estáis apoyándonos para que sea posible

Leer más
Ana Cortés
Yoga y activismo

Un yogui quiere conocerse, cuidarse, hallar la paz y la libertad. Y compartirla. Por eso quizás tú me estés leyendo y nunca hayas hecho una sola asana (postura), ni te hayas sentado a meditar, pero eres feminista y cada día haces lo que está en tu mano para desmontar un sistema patriarcal injusto, o quizás reciclas, o no consumes carne ni lácteos, o compras ropa ecológica y de comercio justo, o te movilizas para mejorar tu barrio o ciudad. Entonces tú, de alguna manera, eres yogui.

Leer más
Ana Cortés